Noticias IGEO

Introducción a la Espectroscopía Ramam: cómo tomar la "huella dactilar" de una roca

La geóloga Ana Isabel Casado, con su charla titulada Aplicaciones y Ejemplos en Geociencias, nos mostró ayer algunos de los estudios Geocientíficos en los que ha participado empleando la espectroscopía Raman.

Para ello, nos explicó que los espectros Raman las frecuencias que observamos están asociadas a los distintos modos de vibración que presenta una molécula o cristal. Y esas frecuencias son características de cada compuesto, por lo que podemos identificar no solo grupos minerales si no también estructuras y composiciones. Cada compuesto tiene un espectro Raman característico y único, como si se tratada de su huella dactilar. Por eso, gracias a bases de datos podemos identificar distintas mineralogías o compuestos, pero siempre teniendo en cuenta que son importantes las condiciones de medida (resolución, longitud de onda del láser, intensidad…). Nos contó distintos casos en los que el empleo de la espectroscopía Raman ha sido necesario bien para identificar distintos minerales. Además,  nos mostró como la espectroscopía Raman ha servido como complemento a otras técnicas permitiendo la identificación de compuestos minerales donde solo se habían podido identificar elementos, o incluso identificando minerales como la Annita que de otro modo solo habían sido identificados dentro del grupo de las biotitas-flogopitas.

Por último, nos expuso distintos estudios en los que ha empleado espectroscopía Raman para determinar variables Geoquímicas y Geofísicas. Como pudimos ver ayer, modificaciones en las bandas como son su simetrí, pueden deberse a la contribución de varias bandas, lo cual indica la presencia de moléculas alojadas en la estructura mineral o modificaciones composicionales. Además, cuando las bandas Raman no se encuentran en las posiciones esperables puede deberse a que los minerales se han visto sometidos a cambios de temperatura (a mayor temperatura, las bandas disminuyen sus frecuencias y se ensanchan) a cambios de presión (aumentando su presión las bandas aumentan sus frecuencias y se estrechan) o a una combinación de ambas variables, como vimos sucede en los olivinos de un meteorito con costra de fusión y que ha sufrido metamorfismo de impacto.